Eleutherodactylus johnstonei Featured

(Barbour 1914) (Barbour 1914)
Autor ficha: Daniel Osorio Dominguez

Sinonimia 

Eleutherodactylus (Eleutherodactylus) johnstonei.  Hedges 1989 

Eleutherodactylus johnstoni. Gorzula 1989

Taxonomía y Sistemática

Eleutherodactylus johnstonei fue descrita en por Barbour (1914) para la localidad de St. Georges en la isla de Granada en el mar Caribe. La localidad original de la especie es desconocida, ya que Barbour reconoce en su descripción original que muy seguramente la rana había sido introducida a la isla de Granada y al estar distribuida en todas las Antillas menores, su localidad original permanece desconocida (Barbour 1914). Hedges et al. (2008) sitúa esta especie dentro del subgénero Eleutherodactylus. La etimología de su nombre se debe a Robert S. Johnstone, el cual era el jefe de justicia de la isla de Granada para la época en que Barbour hizo la colección de especímenes para la descripción de la especie (Kaiser y Hardy 1994). 

Descripción Morfológica

E. johnstonei es una rana con una LRC entre 17 – 25 mm para machos y entre 17 – 35 mm para hembras. El dorso presenta una textura suave o un poco tuberculada, presentando una coloración marrón-grisácea y generalmente con dos o tres marcas oscuras en forma de ¨V¨ (Fig. 1). El vientre es granular y de coloración crema. E. johnstonei presenta varios tubérculos bajos en el párpado superior, igualmente los machos presentan hendiduras vocales y carecen de almohadillas nupciales en la base del dedo manual I. Varios tubérculos pequeños son encontrados en el talón, mientras que el tarso carece de pliegue (Savage 2002). En el Valle del Cauca la única especie con la que podría confundirse es Pristimantis ridens, sin embargo esta última tiene una coloración rojiza en los muslos. 

Distribución geográfica 

Para el Valle del Cauca existen registros publicados de E. johnstonei solo para la ciudad de Cali. En Colombia esta especie ha sido también reportada para las ciudades de Bucaramanga, Cartagena, Barranquilla y Mariquita (Kaiser et al. 2002, Montes y Bernal 2012). Se ha considerado nativa de las islas Anguilla, Antigua y Barbuda, Barbados, Dominica, Granada, Guadalupe, Martinica, Montserrat, Antillas Holandesas, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucia, San Vicente y Las Granadas y como introducida en las islas de Aruba, Bermuda, Jamaica y Trinidad y Tobago (Hedges et al. 2010). Ha sido también introducida en Costa Rica, Panamá, Venezuela (Kaiser et al. 2002). 

Historia natural

E. johnstonei es una especie de hábitos nocturnos y reproducción directa cuyas posturas se hacen en el suelo (Ovaska 1991, Bourne 1997, Ortega et al. 2005). Se ha reportado que para islas de las Antillas como Jamaica, presenta dos picos reproductivos asociados a las temporadas de lluvia (Pough et al. 1977). Sin embargo, Ortega et al. (2005) documentaron que individuos que habitan en jardines pueden reproducirse a lo largo de todo el año. Esto gracias a que los jardines son irrigados constantemente a lo largo del año y el componente hídrico no sería un recurso limitante para su reproducción así como la presencia constante de artrópodos (Ortega et al. 2005). De igual manera, esta especie presenta una mayor tolerancia a la desecación que especies nativas con las que comparte distribución (Pough et al. 1977), haciéndola mucho mas plástica y exitosa en invadir zonas de mayor perturbación como plantaciones de caña de azúcar (Kaiser 1997). 

Amenazas

Al ser considerada una especie invasora en varios países, E. johnstonei no es considerada una especie amenazada. De igual manera, a nivel local, gracias a su éxito reproductivo facilitado por los jardines urbanos, no existen verdaderas amenazas para esta especie en el departamento del Valle del Cauca. 

Estado de conservación 

E. johnstonei se encuentra categorizada como Consideración Menor (LC) según la IUCN (Hedges et al. 2010), debido principalmente a que es una especie invasora en algunas islas de las Antillas y países del continente americano como Panamá, Venezuela y Colombia (Kaiser et al. 2002). Adicionalmente E. johnstonei es una especie fuertemente ligada a la intervención humana ya que su vector de introducción en algunos países han sido plantas ornamentales para jardines urbanos (Kaiser et al. 2002, Roder 2009), donde su éxito reproductivo es alto (Ortega et al. 2005). Rodder (2009) indica que la huella humana es un vector que ayuda a la dispersión de esta especie en la región, donde la única barrera abiótica potencial que impide su dispersión seria la elevación de la cordillera de los Andes. 

Perspectivas para la investigación y conservación 

Para E. johnstonei se han realizado algunas investigaciones en lo referente a su ecología reproductiva en las Antillas (Ovaska 1991, Ovaska y Hunte 1992, Bourne 1997) como en Colombia (Ortega et al. 2005). Así mismo Pough et al. (1977) hicieron un estudio sobre su tolerancia térmica en Jamaica. Sin embargo, hacen falta estudios ecológicos que ayuden a entender mejor cual es la capacidad invasora y competitiva, ya que no es claro si esta especie representa una amenaza para las especies nativas, ya que suele ser abundante en áreas perturbadas más no en áreas con un menor grado de perturbación (Kaiser 1997). 

Literatura citada

  • Barbour T. 1914. A contribution to the zoogeography of the western Indies, with especial reference to amphibians and reptiles. Memoirs of the museusm of comparative zoology 44: 209 – 359. 
  • Bourne G.R. 1997. Reproductive behavior of terrestrial breeding frogs Eleutherodactylus johnstonei in Guyana. Journal of Hepetology 31: 221 – 229.
  • Hedges S.B., W.E. Duellman y M.P. Heinicke. 2008. New world direct-developing frogs (Anura: Terrarana) Molecular phylogeny, classification, biogeography, and conservation. Zootaxa 1731: 1 – 181.
  • Hedges, B., B. Ibéné, S. Koenig, E. La Marca, R. Ibáñez & J. Hardy. 2010. Eleutherodactylus johnstonei. In: IUCN 2013. IUCN Red List of Threatened Species. Version 2013.1. <www.iucnredlist.org>. Downloaded on 28 August 2013.
  • Kaiser H. y J.D. Hardy Jr. 1994. Eleutherodactylus johnstonei. Catalogue of American Amphibian and Reptiles 581: 1 – 5
  • Kaiser H. 1997. Origins and introduction of the Caribbean frog, Eleutherodactylus johnstonei (Leptodactylidae): management and conservation concerns. Biodiversity and Conservation 6: 1391 – 1407.
  • Kaiser H., C.L. Barrio-Amoros., J.D. Trujillo y J.D. Lynch. 2002. Expansion of Eleutherodactylus johnstonei in Northern South America: Rapid Dispersal Through Human Interactions. Herpetological review 4: 290 – 294. 
  • Montes C. M. y M. H. Bernal. 2012. Geographic distribution: Eleutherodactylus johnstonei. Herpetological review 43: 439.
  • Ortega J.E., V.H. Serrano y M.P. Ramirez-Pinilla. 2005. Reproduction of an introduced population of Eleutherodactylus johnstonei of Bucaramanga, Colombia. Copeia 3: 642 – 648.
  • Ovaska K. 1991. Reproductive henology, population structure, and habitat use of the frog Eleutherodactylus johnstonei in Barbados, West Indies. Journal of Hepetology 25: 424 – 430.
  • Ovaska K y W Hunte. 1992. Male mating behavior of the frog Eleutherodactylus johnstonei (Leptodactylidae) in Barbados west indies. Herpetologica 48: 40 – 49.
  • Pough F.H., M.M. Stewart y R.G. Thomas. 1977. Physiological basis of habitat partitioning in Jamaica Eleutherodactylus. Oecologia 27: 285 – 293.
  • Roder D. 2009. Human footprint, facilitated jump dispersal, and potential distribution of the invasive Eleutherodactylus johnstonei Barbour 1914 (Anura Eleutherodactylidae). Tropical Zoology 22: 205 – 217.
  • Savage, J.M. 2002. The Amphibians and Reptiles of Costa Rica. University of Chicago Press, Chicago, 934 pp.

FIGURAS

Figura 1. Eleutherodactylus johnstonei (foto John D. Lynch.)

 

Last modified onViernes, 06 Marzo 2015 19:41

Latest from Comité editorial : Wilmar Bolívar-G., Carlos Galvis, Diana Motta y Ángela M. González-Colorado.

Login to post comments