Rhinella marina

(Linnaeus 1758) (Linnaeus 1758)
Autor Ficha: Fernando Vargas-Salinas. Programa de Biología, Facultad de Ciencias Básicas y Tecnologías, Universidad del Quindío, Armenia, Colombia.  Email:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Sinonimia

Rhinella marinus. Pramuk, Robertson, Sites, and Noonan 2008.

Bufo (Rhinella) marinus. Fouquette and Dubois 2014. 

Taxonomía y Sistemática

Rhinella marina (Fig. 1) es una especie de anuro que ha sido objeto de numerosas modificaciones sistemáticas desde su descripción; lo anterior se refleja en el alto número de sinonimias bajo diferentes géneros (Frost 2014). Recientemente y con base en filogenias moleculares, esta especie fue reasignada del género Bufo al género Chaunus por Frost et al (2006) y posteriormente al género Rhinella por Pramuk (2006) y Pramuk et al. (2008). Actualmente se reconoce que Rhinella marina es realmente un complejo de especies. Por ejemplo, utilizando evidencia molecular, Vallionoto et al. (2010) encontró que poblaciones en la Amazonía están filogenéticamente distante de los clados conformados por las poblaciones en Centroamérica y la región Pacífica de Ecuador.

Descripción morfológica

Rhinella marina es una de las especies de anuros más grandes que se conoce en el planeta. Los machos adultos pueden variar entre 85 - 145 mm de LRC mientras que, las hembras pueden variar entre 90 - 241 mm de LRC (Mayorga 1970, Lee 1996, Savage 2002). Cabeza más ancha que larga, con crestas craneales evidentes en la región preorbital, supraorbital, postorbital y pretimpánica; piel de la cabeza co-osificada. Las fosas nasales son laterales y fuertemente proyectadas, exhibe un marcado canto rostral. La pupila es elíptica, horizontal y con flancos dorados. Glándulas parotoideas muy grandes y de forma triangular. Piel dorsal áspera, con muchas verrugas de punta marrón oscuro, la parte ventral es granular y tiende a ser blanca y/o amarillenta con algunas manchas marrones oscuras. Las patas son relativamente cortas y robustas, siendo proporcionalmente más gruesas y musculosas en machos (Lee y Corrales 2002). Dedos cortos de punta redondeada, membrana interdigital levemente presente en la base de los dedos en las patas traseras y ausente en las patas delanteras. Esta especie puede presentar amplia variación en su coloración, los individuos pueden ser grisáceos, marrones, rojizos u olivas.

Los juveniles de R. marina son generalmente de piel lisa y oscura, carecen de las grandes glándulas parotoideas que poseen los adultos, por lo cual tienden a ser menos tóxicos para los depredadores. Los renacuajos son redondeados vistos dorsalmente y deprimidos lateralmente, con rostro redondeado. Ojos pequeños y de ubicación dorsal. Disco oral pequeño y en ubicación antero-ventral. La fórmula dentaria es 2/3 con un espacio amplio sin dientes en el centro de la hilera A2; dos filas de papilas labiales laterales. Cola corta y con poco velo que termina caudalmente en punta. Espiráculo en posición lateral sinistral. La coloración ventral, dorsal y caudal es uniformemente negra o café oscuro (Lee 1996, Savage 2002).

Distribución geográfica

Especie de amplia distribución geográfica. En el departamento del Valle del Cauca se le puede observar en cualquier región desde los 0 - 1700 m.s.n.m (Castro-Herrera y Vargas-Salinas 2008; Fig 2). En Colombia puede ser encontrada en tierras bajas del pacífico, valles interandinos, los llanos orientales y Amazonía. A una escala más amplia, poblaciones nativas se distribuyen desde áreas montanas bajas en el sur de Texas, Estados Unidos de América (EUA) y Sonora (México) hasta el suroccidente de Ecuador y la parte amazónica de Perú y Brasil; también está presente en Bolivia (Zug y Zug 1979, Zug 1983). Poblaciones han sido introducidas en Sur de Florida (EUA), muchas islas del Caribe (e.g. Puerto Rico) e islas del pacífico oriental (e.g. Oahu, Nueva Guinea, Fiji, Samoa, Filipinas) y Australia (Easteal 1981, Lever 2003).

Historia Natural

R. marina es una especie común en áreas altamente intervenidas y abiertas, aunque eventualmente algunos individuos pueden ser observados en interior de bosque. Los adultos son activos a nivel del suelo durante la noche, especialmente en épocas de lluvia; durante el día se esconden en todo tipo de cavidades, bajo troncos caídos u objetos que conserven ambientes húmedos. Los juveniles por el contrario, son activos durante el día, presumiblemente como resultado de una adaptación que disminuye el riesgo de ser depredados por individuos pre-adultos y adultos de la misma especie (Pizzato et al. 2008). La dieta de R. marina incluye prácticamente cualquier animal que pueda atrapar y quepa en su boca (Zug y Zug 1989, Isaacs y Hoyos 2010). Igualmente, se ha documentado que puede comer material vegetal en época de escasez de alimento (Zug et al. 1975, Savage 2002). Como depredadores se han documentado numerosas especies de anfibios, reptiles y aves, aunque la mayoría de estos registros son en poblaciones introducidas (Crossland et al. 2008, Shine 2010). Como defensa, los individuos adultos exudan una sustancia lechosa de sus glándulas parotoideas (Blair 1947), que puede ser altamente tóxica para muchos organismos (Dioscoro 1952, Lever 2003); los huevos y renacuajos también pueden ser altamente tóxicos (Crossland et al. 2008). Los sub-adultos y juveniles asumen una posición de muerte fingida (Vaz-Silva y Da Frota 2004), aunque la efectividad de este comportamiento como estrategia antidepredatoria en R. marina no ha sido evaluada.

R. marina es una especie de reproducción explosiva, es decir, sus eventos reproductivos duran rangos de tiempo muy cortos (horas a pocos días) debido a la disponibilidad efímera de recursos adecuados. Esta especie puede reproducirse en charcas temporales que se forman después de fuertes lluvias o en cuerpos de agua permanentes (Vargas-Salinas 2007). Los machos pueden cantar esporádicamente al borde del agua o un poco introducidos en ella (Fig. 3). Cuando una hembra es detectada por varios machos, estos saltan o nadan hacia ella para amplexarla, lo que frecuentemente ocasiona que varios machos luchen sobre el dorso de una misma hembra (Vargas-Salinas 2005, 2007) (Fig. 4) y eventualmente causar su muerte al sofocarla en el agua o contra el sustrato (Halliday y Tejedo 1995, Bowcock et al. 2009).

Las posturas de R. marina pueden alcanzar hasta 23.000 huevos de color negro y crema (Zug y Zug 1979) embebidos en una tira gelatinosa flotando en el agua y/o parcialmente adherida a sustratos vegetales o rocosos (Fig. 5). Los embriones eclosionan entre tres y cuatro días después de la ovoposición y fertilización; los renacuajos nadan en grupos densos y exhiben una alta resistencia a la desecación (Valerio 1971). La metamorfosis dura alrededor de 70 días y los individuos la terminan con tamaños corporales entre 6 - 12 mm de longitud, aunque esto puede variar con la temperatura del agua (Savage 2002). El canto de advertencia de R. marina tiene las características típicas del canto de los sapos bufónidos neotropicales, consiste en un trino de notas de variable duración (usualmente 10 – 20 seg.) cuya frecuencia dominante es alrededor de 730 Hz.

Amenazas

Al ser una especie invasora, no está considerada bajo ninguna categoría de amenaza en su conservación. Se encuentra en la categoría de Preocupación Menor (LC) según la IUCN. No se encuentra en ningún apéndice de CITES.

Estado de Conservación

Esta es una especie que, contario a muchos anuros en el planeta, está expandiendo su rango de distribución. Es una especie altamente invasora que no requiere medidas de conservación; por el contrario, requiere la aplicación de estrategias de control en sus poblaciones introducidas.

Perspectivas para la investigación y conservación

A pesar de ser una especie tan común, casi no hay estudios en sus poblaciones naturales y la gran mayoría de información acerca de su biología proviene de investigaciones en poblaciones introducidas, especialmente en Australia (Lever 2001, 2003). Lo anterior se atribuye a lo poco carismática que puede ser la especie en sus áreas nativas y al fuerte impacto ecológico que pueden generar sus poblaciones introducidas (Shine 2010). Dada la abundancia y amplia distribución de esta especie en hábitats con diversas características ambientales y niveles de perturbación antropogénica, es buen modelo para investigar aspectos de su biología evolutiva y dinámica poblacional (Vega-Trejo et al. 2014).

Literatura citada

  • Bowcock, H., Brown, G. P. y Shine, R. 2009. Beastly bondage: the costs of amplexus in cane toads (Bufo marinus). Copeia, 2009, 29-36.
  • Blair, A. P. 1947. Defensive use of parotoid secretion by Bufo marinus. Copeia, 1947, 137. 
  • Castro-Herrera, F. y Vargas-Salinas, F. 2008. Anfibios y Reptiles en el Departamento del Valle del Cauca. Biota Colombiana, 9, 251-277.
  • Crossland, M. R., Brown, G. P., Anstis, M., Shilton, C. y Shine, R. 2008. Mass mortality of native anuran tadpoles in tropical Australia due to the invasive cane toad (Bufo marinus). Biological Conservation, 141, 2387-2394.
  • Dioscoro, S. R. 1952. Preliminary notes on the giant toad, Bufo marinus (Linn.), in the Philippine Islands. Copeia, 1952, 281-282.
  • Easteal, S. 1981. The history of introdutions of Bufo marinus (Amphibia: Anura); a natural experiment in evolution. Biological Journal of the Linnean Society, 16, 93-113.
  • Frost D. R. 2014. Amphibian Species of the World: an Online Reference. Version 6. Electronic Database accessible at http://research.amnh.org/herpetology/amphibia/index.html. American Museum of Natural History, New York, USA.
  • Frost, D. R., Grant, T., Faivovich, J., Bain, R. H., Haas, A., Haddad, C. F. B., De Sa, R. O., Channing, A., Wilkinson, M., Donnellan, S. C., Raxworthy, C. J., Campbell, J. A., Blotto, B. L., Moler, P., Drewes, R. C., Nussbaum, R. A., Lynch, J. D., Green, D. M. y Wheeler, W. C. 2006. The amphibian tree of life. Bulletin of the American Museum of Natural History, 297, 1-370.
  • Halliday, T. y Tejedo, M. 1995. Intrasexual selection and alternative mating behaviour. In: Amphibian biology, Vol. 2. Social behaviour, pp. 419-468. Australia: Surrey Beatty y Sons.
  • Isaacs, P. y Hoyos, J. M. 2010. Diet of the Cane Toad in Different Vegetation Covers in the Productive Systems of the Colombian Coffee Region. South American Journal of Herpetology, 5, 45-50.
  • Lee, J. C. 1996. The amphibians and reptiles of the Yucatan Peninsula. Ithaca and London: Comstock Publishing Associates, Cornell University Press.
  • Lee, J. C. y Corrales, A. D. 2002. Sexual dimorphism in hind-limb muscle mass is associated with male reproductive success in Bufo marinus. Journal of Herpetology, 36, 502-505.
  • Lever, C. 2001. The cane toad. The history and ecology of a successful colonist: Westbury Academic and Scientific Publishing.
  • Lever, C. 2003. Naturalized reptiles and amphibians of the world. New York: Oxford University Press.
  • Linnaeus, C. 1758. Systema Naturae per Regna Tria Naturae, Secundum Classes, Ordines, Genera, Species, cum Characteribus, Differentiis, Synonymis, Locis. 10th Edition. Volume 1 [Stockholm, Sweden]: L. Salvii.
  • Mayorga, H. 1970. Espectacular ejemplar de Bufo marinus procedente de Puerto Rico. Caribbean Journal of Science, 10, 123-124. 
  • Pizzatto, L., Child, T. y Shine, R. 2008. Why be diurnal? Shifts in activity time enable young cane toads to evade cannibalistic conspecifics. Behavioral Ecology and Sociobiology, 19, 990-997.
  • Pramuk, J. B. 2006. Phylogeny of South American Bufo (Anura: Bufonidae) inferred from combined evidence. Zoological Journal of the Linnean Society, 146, 407-452.
  • Pramuk, J. B., Robertson, T., Sites, J. W. J. y Noonan, B. P. 2008. Around the world in 10 million years: biogeography of the nearly cosmopolitan true toads (Anura: Bufonidae). Global Ecology and Biogeography, 17, 72-83.
  • Savage, M. J. 2002. The amphibians and reptiles of Costa Rica. A herpetofauna between two continents, between two seas. Chicago and London: Chicago University Press.
  • Shine, R. 2010. The ecological impact of invasive cane toads (Bufo marinus) in Australia. The Quarterly Review of Biology, 85, 253-291.
  • Valerio, C. E. 1971. Ability of some tropical tadpoles to survive without water. Copeia, 2, 364-365.
  • Vallinoto, M., Sequeira, F., Sodré, D., Bernardi, J. A. R., Sampaio, I. y Schneider, H. 2010. Phylogeny and biogeography of the Rhinella marina species complex (Amphibia, Bufonidae) revisited: implications for Neotropical diversification hypotheses. Zoologica Scripta. Stockholm, 39, 128-140.
  • Vaz-Silva, W. y Da Frota, J. G. 2004. Bufo marinus (Marine Toad). Defensive behavior. . Herpetological Review, 35, 371.
  • Vargas-Salinas, F. 2005. Bufo marinus (Cane toad). Amplexus displacement. Herpetological Review, 36, 431-432.
  • Vargas-Salinas, F. 2007. Breeding behavior of the Cane Toad Bufo marinus (Bufonidae): A successfully invasive species. Herpetological Review, 38, 12-17.
  • Vega-Trejo, R., Zúñiga-Vega, J. J. y Langerhans, R. B. 2014. Morphological differentiation among populations of Rhinella marina (Amphibia: Anura) in western Mexico. Evolutionary Ecology. Disponible online.
  • Zug, G. R. y Zug, P. B. 1979. The marine toad, Bufo marinus: a natural history resume of native populations. Smithsonian Contributions to Zoology, 1-58.
  • Zug, G. R., Lindgren, E. y Pippett, J. R. 1975. Distribution and ecology of the marine toad, Bufo marinus, in Papua New Guinea. Pacific Science, 29, 31-50.

Figuras

Figura 1. Individuo de Rhinella marina. Localidad: Reserva Nacional Forestal Bosque de Yotoco, Municipio de Darién, Valle del Cauca, Colombia.

Figura 2. Macho de Rhinella marina cantando al borde de un cuerpo de agua permanente para atraer pareja.

Figura 3. Interacciones físicas entre varios machos de Rhinella marina por amplexar a una hembra un evento reproductivo explosivo. Los machos de esta especie exhiben enfrentamientos donde los machos más grandes tienden a quitarles las hembras a los machos más pequeños.

Figura 4. Ovoposición de Rhinella marina en un cuerpo de agua temporal de borde de carretera, región de Anchicayá, Valle del Cauca, Colombia.

Mapa

Por Ángela María González Colorado. 


Ver Rhinella marina en un mapa ampliado

Login to post comments